martes, 21 de julio de 2009

Violación a los 13 años, ¿delito o diversión?


El último caso de atroz violación de una menor por otros menores en Baena, a plena luz del día, con cobarde testigo ocular incluida, nos ha sobrecogido a todos, aunque a muchos no nos ha cogido por sorpresa. No es el primero, ni será, me temo, el último. Esta sociedad libre y progresista que nos están vendiendo, en la que es más guai elegir lo fácil frente a lo correcto, pasando de cortapisas morales, esta sociedad que repudia las “interferencias paternas” (ZP dixit), y aniquila cualquier responsabilidad de nuestras acciones, esta sociedad relativista, buenista y simplista, es lo que tiene.

Ahora, esta misma sociedad se rasga las vestiduras y se pregunta ¿cómo hemos dejado que esto suceda? ¿Cómo vamos a castigar a los culpables? ¿Cuándo vamos a endurecer la ley del menor para que paguen su maldad? Son preguntas que nos hacemos en caliente, buscando justicia, exigiendo justicia. Y está bien que así sea.

Pero yo quiero llegar un poco más allá, un poco más al fondo, un poco más atrás. El hecho de que el presunto novio de la víctima, uno de los 6 canallas violadores, la chantajeara con la amenaza de enseñar a sus padres un vídeo de la menor (13 años) practicando sexo con él; o que la vecina que pasaba por ahí en plena faena no denunciara el delito hasta cinco horas después (¿por miedo, por desidia, porque creía que estaban rodando una serie de TV, porque le importaba una mierda?) a mí me ha llevado a reflexionar sobre las causas, más que sobre las consecuencias. Y reflexionando me ha venido a la cabeza aquella entrevista que realizaron a Anne Graham, hija de un famoso predicador americano, en la que le preguntaron cómo Dios podía haber permitido que sucediera el atentado del 11-S (como si fuera lo más cruel que haya sucedido en la Tierra en los últimos 10.000 años, añado yo). La respuesta de Anne no tiene desperdicio, y creo que se puede aplicar perfectamente, no ya a este caso concreto de violación entre menores, también a todo lo que está sucediendo últimamente en esta sociedad tan progre, tan abierta y tan divertida… y lo que nos queda.

«Durante años hemos estado diciéndole a Dios que salga de nuestras escuelas, que salga de nuestro gobierno y que salga de nuestras vidas… ¿Cómo podemos esperar que Dios nos dé su bendición y su protección cuando le hemos exigido que nos deje estar solos?
Me parece que todo comenzó cuando Madeleine Murria O’Hare se quejó de que no quería que se rezara en nuestras escuelas, y dijimos que estaba bien.

Luego alguien dijo que mejor no se leyera la Biblia en las escuelas… La Biblia habla de no matarás, no robarás, amarás a tu prójimo como a ti mismo... Y dijimos que estaba bien.
Luego el Dr. Benjamín Spock dijo que no debíamos pegar a nuestros hijos cuando se portan mal porque “sus pequeñas personalidades se truncarían y podríamos lastimar su autoestima”. Dijimos “los expertos saben lo que están diciendo”. Y dijimos que estaba bien. El hijo del Dr. Spock se suicidó.

Luego alguien dijo que los maestros y directores de los colegios no deberían disciplinar a nuestros hijos cuando se portan mal; que más valía que se no tocara a ningún estudiante que se portara mal porque “no queremos publicidad negativa y por supuesto no queremos que nos vayan a demandar” (hay una gran diferencia entre disciplinar, tocar, golpear, cachetear, humillar, patear, etc.). Y dijimos que estaba bien.

Luego alguien dijo, dejemos que nuestras hijas aborten si quieren, y que ni siquiera tengan que decírselo a sus padres. Y dijimos que estaba bien.

Luego uno de los consejeros del Consejo de administración de las escuelas dijo: “ya que los muchachos siempre van a ser muchachos, y de todos modos lo van a hacer, demos a nuestros hijos todos los condones que quieran para que puedan divertirse al máximo, y no tenemos por qué decirle a sus padres que se los dimos en la escuela”. Y dijimos que estaba bien.
Luego nuestros gobernantes dijeron que “no importa lo que hacemos en privado mientras cumplamos con nuestro trabajo”. Estuvimos de acuerdo con ellos y dijimos que estaba bien.
Luego alguien dijo “vamos a imprimir revistas con fotografías de mujeres desnudas y decir que esto es una apreciación sana y realista de la belleza del cuerpo femenino”. Y dijimos que estaba bien.

Y luego alguien llevó más allá esa apreciación y publicó fotografías de niños desnudos, llegando aún más allá cuando las colocó en Internet. Dijimos “ellos tienen derecho a su libertad de expresión”.

Luego la industria del ocio dijo “hagamos shows de televisión y películas que promuevan lo profano, la violencia y el sexo ilícito”. Y dijimos que estaba bien. “Grabemos música que estimule las violaciones, las drogas, los suicidios y los temas satánicos”. Y dijimos que estaba bien. Y dijimos “no es más que diversión, no tiene efectos negativos, de todos modos nadie lo toma en serio, así que ¡adelante!” Y dijimos que estaba bien.

Ahora nos preguntamos: ¿Por qué nuestros niños no tienen conciencia? ¿Por qué no saben distinguir entre el bien y el mal? ¿Por qué estos niños cometen tales maldades? Probablemente, si lo pensamos bien y despacio, encontraremos la respuesta. Si no, su problema es más serio. Creo que tiene mucho que ver con aquello de ‘lo que sembramos es lo que recogemos’».


No pretendo, ni mucho menos, ir de moralista, ni restar un solo gramo de culpa a los hijos de puta que violaron a la niña; pero tampoco seamos hipócritas. ¿Realmente creemos que esta sociedad ultrapermisiva (en lo moral, no en lo demás) no trae consecuencias? ¿Que la poco edificante y ejemplarizante vida de nuestros políticos, futbolistas, héroes de ficción, famosetes o aspirantes a famosetes no marca las actitudes de nuestros hijos? ¿Que hip hops con bombos, píldoras del “hazlo sin miedo”, series del “hazlo con quien quieras, como quieras y a la edad que quieras”, que orgías multicolor, “Guías para ir de culo”, el “sin sexo no hay felicidad”, el “niña, aborta en silencio” o responsabilidad cero, de verdad creemos que no tienen nada que ver con la violación de esa niña de 13 años por pura diversión de su novio y colegas, detenidos ayer y probablemente mañana en la calle, colgando el vídeo en youtube?

Lo dijo el médico francés Alexis Carrel: «El sentido moral es de gran importancia. Cuando desaparece de una nación, toda la estructura social va hacia el derrumbe.»
Pues eso.
...

22 comentarios:

Anónimo dijo...

¡Qué argumentos más simples!¡Qué parcial eres y...cómo se te ve el plumero!
Es fácil buscar culpables en vez de soluciones. Y los culpables siempre los encuentras en el bando con el que discrepas.
¡Qué manera de tergiversar!
Somos muchiiiisimos los que queremos la mejor formación para nuestros niños y una sociedad mejor aunque no estemos en tu línea.

Saludos

Pepe Álvarez de las Asturias dijo...

Querido anónimo (o anónima): como siempre, tendemos a simplificar y a politizar. No hablo de partidos políticos, hablo de actitudes. Y tan culpable es uno como otro de la laxitud en la educación; y tan culpables son los padres que dejan hacer a sus hijos lo que les da la gana por dejadez, comodidad, falta de tiempo o miedo, sean padres progres o de derechas de toda la vida (y éstos, te puedo asegurar, hay muchos que pasan de educar a sus hijos); la educación de los hijos es responsabilidad (subrayo la palabra: responsabilidad) de los padres, y luego de los profesores. Lo que sucede es que ésta última se ha desvanecido en los últimos tiempos, y eso es innegable, y sí tiene culpables; igual que los mensajes que salen de las TV y medios de comunicación y se van metiendo poco a poco en las moldeables mentes adolescentes, y esos medios están dirigidos por gentes de todas las tendencias (A3, por ejemplo, es Lara).
En resumen: el que simplifica eres tú; y si eres de los que quieren la mejor formación para tus hijos, estás en mi bando. Al menos en esto.

Un saludo

carlos dijo...

Como me faltan palabras debo acudir a las de los clásicos, que me han educado y a través de las suyas decir lo que pienso.Si no hay inmortalidad del alma, no hay virtud, lo que quiere decir que todo está permitido, así se dice en el capítulo VII de Los hermanos Karamazov de Fedor Dostoiewski. Ya sé que a día de hoy esta idea no nos da respuesta, pero en la misma novela se dice en otro momento: si Dios no existe, habría que cortarles la cabeza, y aún no sería suficiente el castigo.

Juan Jiménez dijo...

En 1945, Martin Niemller,aunque algunos se lo atribuyen a Bertolt Brecht, dijo , refiriéndose a los nazis, aquello de que al principio vinieron a por los judíos y como yo no era judío no me preocupé;luego vinieron a por los comunistas y ccomo yo no era comunista yampoco me preocupé; luego vinieron a por los católicos y como yo era protestante tampoco me preocupé; después vinieron a por mi y ya no quedaba nadie que me defendiera. Nuestra pasividad ante la clase política, con la aquiescencia de la justicia,nos está convirtiendo en cobardes testigos de la destrucción de nuestras creencias y convicciones, bajo la pantalla del progresismo, que no es otra cosa que mantenerse en el poder a consta de cualquier cosa sin escrúpulos de ningún tipo. El poder por el poder y por encima de todo.O acabamos con esta clase política, o acabarán con nosotros. Ya es hora de que el pueblo les dicte las pautas a seguir a los políticos y no los políticos al pueblo. Están ahí para servirnos, no para servirse de nosotros para mantenerse en el poder.Dejémonos de ser masa que nos moldean a su antojo, para ser personas que exijan a los políticos el modelo de sociedad que queremos, que indudablemente no es el que tenemos a juzgar por las referencias del artículo.

antón pirulero dijo...

ay está bien en la impunidad de algunos menores con la actual Ley del Menor. En la actualidad hay algunos menores que son autenticos delincuentes malintencionados y que deberían cumplir sus condenas en cárceles de máxima seguridad.Si la Ministra Aido quiere que las chicas puedan abortar con 16 años, yo quiero que los delincuentes con 16 años cumplan sus condenas en centros penitencirios, sin los beneficios de los centros de menores, desde donde se rien de la sociedad mientras juegan a la Play.

es lo que hay dijo...

Para mi el problema de fondo es que la moral en este pais sigue siendo MACHISTA con mayusculas. Se respeta y comprende que los jovenes tengan impulsos sexuales y disfruten de su sexualidad, pero que pasa con las jovees:1. Las mujeres no tenemos derecho reconocido socialmente a disfrutar de nuestra sexualidad aunque si tengamos derecho legal. Algunos jueces a veces lo olvidan2. Si una adolescente tiene la osadia de disfrutar de su sexualidad igual que un adolescente, automaticamente se la condena socialmente y se da por supuesto se merece todo lo malo que le ocurra, porque se lo ha buscado. Obviamente, al chico con el que haya tenido relaciones no se le culpa de nada ni se merece que le sodomicen, es un varon y se asume que merece respeto haga lo que haga.3. No se hasta que punto un chico educado en la moral de que las chicas no tienen derechos a disfrutar de su sexualidad y por lo tanto no merecen respeto sexual, y por tanto no merecen respeto y punto, puede aprender a respetar a una mujer. A los que lo han conseguido, mi enhorabuena.

pedro herrero dijo...

Felicidades por el articulo,que deberia ser de obligada lecturaen todos los ambitos de la sociedad,y obligado su comentario.Ha puesto vd. en blanco sobre negro el nuevo decalogo de lospecados capitales que una sociedad vaga,perezosa y egoistacomo la nestra,permitio que se instalaran,con el agravante de que cutro espavilados nos lo vendieran como nueva progresia,avances del pensamiento,comprension de conductasy cien mil mentiras mas para su unico provecho

joanot dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con el artículo, En pocos años se han perdido todos los valores que nos enseñaron nuestros padres y que son los que levantaron nuestro país. Ahora esta falta de valores éticos y morales son los responsables no solo de la vida disipsda de nuestros hijos y nietos sino la causa del gran fracaso escolar que estamos padeciendo. Educar a un hijo es algo muy importante y no se puede legislar ni inmiscuirse en la forma que tiene cada padre de ver la formación de su hijo. Los padres nos encontramos con demasiados obstáculos en el camino para obtener una buena educación para nuestros hijos.

Rodrigo dijo...

No sé si Dios tendrá algo que ver o no en todo esto.Lo que está claro es que la civilización occidental ha perdido sus valores, sus principios, sus creencias, y ya vale todo.En España esta pérdida absoluta del respeto hacia todo, porque lo gay es divertirse por derecho está financiada y premiada por el gobierno. Por la dejadez en sus funciones y la impunidad hacia delitos graves y por su políticamente correcto.Si no eres progre eres un facha. Y si no lo ves así, también eres un facha.De seguir así, estaremos dando los primeros pasos para el finalde una civilización que parecía prometer y mucho.Atentos pues a lo que nos rodea, porque ninguno de los emperadores romanos pensaría nunca que su civilización acabaría siendo ruinas para los turistas.

Anónimo dijo...

Carlos.-

"Si no hay inmortalidad del alma, no hay virtud, lo que quiere decir que todo está permitido..."

No estoy de acuerdo aunque la frase sea de Los hermanos Karamazov de Fedor.

La sensibilidad, la empatía...tu formación en valores (seas creyente o no) rigen tu comportamiento y para vivir con un cierto equilibrio, para vivir en paz, para...ser feliz tienes que ser fiel a ti mismo.
De las religiones sólo me interesa aquello que todas tienen (o deberían tener) en común: fomentar EL CRECIMIENTO EN ESOS VALORES QUE NOS HACEN MEJORES PERSONAS Y POR TANTO MÁS FELICES

Un saludo

martes dijo...

Le respondo a ANÓNIMO que no está de acuerdo con Carlos por el contenido de la cita de Dostoieswky. “ Si Dios no existe, todo está permitido”.
Sí, señor. Como no hay un dios, lo que han hecho esos chavales está bien hecho. Ellos han ejercido libre y placenteramente uso de su sexualidad. Y el que no esté de acuerdo, que se ponga; y si no, peor para él. Fuimos mayoría. Todo es cuestión de poder: las mayorías mandan. Dios no pinta nada aquí. Todo es cuestión de fuerza: o física, -somos chavales fuertes-, o política –tenemos mayoría-; o económica – si nos hace falta, compraremos o la fuerza o los votos-.
Yo lo que pido es asociarme a los que piensan como yo, para ser más fuertes, y eliminar al enemigo que anda todavía por ahí todavía sugiriendo que hay un Dios. Porque si prevalece que hay un dios nos coartan nuestra libertad y nos cortarán nuestros impulsos “humanos, cívicos y culturales”.

Anónimo dijo...

Martes:

Que Dios exista o no...a mi no me mueve a cambiar mi comportamiento.
El respeto, la consideración y el aprecio o amor que siento hacia mis semejantes, son sentimientos que me inspiran ellos mismos(las personas) y que lo merecen, o les debo, por si mismos.
No necesito que nadie me premie o castigue por mi comportamiento.
Yo misma me siento mejor o peor según sea mi proceder. No me puedo engañar a mi misma
Mi mayor satisfacción es el equilibrio y la paz interior. Mi peor castigo...carecer de ese aquilibrio y esa paz.

Dostoyevski dijo...

Anónimo:
"que Dios exista o a mi no me mueve a cambiar mi comportamiento"
Quizá deberías leer alguna de "las causas" de Aristóteles, concretamente la eficiente. Aunque tampoco estaría mal que te leyeras la finalista si te consideras filosóficamente simplemente mecanicista como dejas entrever. Igual te llevarías una sorpresa en tu manera de pensar si simplemente cambiaras la palabra Dios por máximo bien.
Apuntas maneras de pensamientos seculares, entendiendo por vida secular la que se vive prescindiendo de Dios, como si no existiera Dios. Te invito a que siguiendo el argumento de varios de los que han escrito siguiendo a Dostoyevski, te plantearas nuevamente la sustitución que te dije antes. Pretende vivir en una sociedad como si el Bien no existiera. Ufff se me antoja difícil y arriesgado.

martes dijo...

Anónimo, el artículo de Pepe Álvarez de las Asturas no te critica a ti, pero sí a mí y el de los chavales andaluces, y quiere que cambiemos el comportamiento, no el tuyo, que estás en paz.
Olvidas que nosotros también estamos en paz, y si no fuera por la vieja que lo denunció seguiríamos en paz. ¿Por qué no estaba en paz si a ella no le hicimos nada? ¡Que hubiera seguido como tú, con “respeto, consideración y aprecio o amor hacia mis semejantes… y equilibrio y paz interior”. Si las leyes no fueran en contra nuestra, estábamos en paz y equilibrio interior.

Anónimo dijo...

Dostoyevski:

Leeré "las causas" de Aristóteles que me recomiendas. No tengo apenas preparación ni información en temas de filosofía.
La existencia de Dios o el "máximo bien"...será o no será al margen de lo que yo crea o deje de creer.

Dices:
"Pretende vivir en una sociedad como si el Bien no existiera. Ufff se me antoja difícil y arriesgado."

Sí creo en la evolución de las sociedades buscando el "máximo bien" para todos.

Martes:
Yo también entiendo que necesitamos leyes que defiendan los derechos de todos y eviten los atropellos. No me vale, como a algunos creyentes, el premio o castigo del más allá.

el burladero dijo...

Como de costumbre tu articulo es perfecto. Casi siempre se recoje lo que se siembra, y con tanto proguesismo que hemos sembrado, esta muy claro que se ha perdido la etica y la moral y de manera muy notable, en nuestros adolescentes.

Dostoyevski dijo...

Anónimo.
Me alegro que "creas en la evolución de las sociedades buscando el bien máximo para todos".
Es estupendo que creas por tanto en la existencia del bien y el mal. Cosas que hoy en día no están muy claras para mucha gente. El relativismo es una plaga.
Y me alegro que reconozcas que tienes fe, (no te asustes), la fe es esperar algo incierto del mañana y todos cuando digo todos es todos, tenemos fe. Es algo antropológicamente humano como la libertad. Tu esperas una evolución hacia el bien, tienes fe.
Juan Pablo II decía que la fe no es más que un encuentro personal con Dios. Si sutituyes nuevamente como antes te dije otra vez Dios por tú bien, igual puedes tener algún encuentro con tú bien o con Dios. No te asustes,si lo encuentras no muerde, es más te gustará.
Por cierto ten cuidado con las teorías evolucionistas, especialmente con alguna progre como la de Whig, no llevan más que a descalabros.

Anónimo dijo...

Dostoyevski.-

Claro que tengo fe en que las personas(yo también) buscan el bien para ellas mismas y para su entorno (más próximo o más lejano).
Todo aquello de lo que tenemos noticia nos preocupa y lo queremos mejorar.
Claro que sé lo que está bien y lo que está mal. Mi conducta no se ajusta, al cien por cien, a la moral o normas de la Iglesia Católica o de cualquier otra institución religiosa; pero discrimino lo que se ajusta o no a la ética y...mi empatía no me permite vivir sin tener en cuenta a los demás.
Saludos y perdona por el rollo.

Anónimo dijo...

el burladero:

Yo no creo que que las faltas de respeto y las violaciones tengan nada que ver con el progresismo.
Sí creo que tiene que ver con una falta de educación o formación en VALORES. Falta EDUCACIÓN PARA LA CIUDADANÍA.

Un saludo.

Ojizarka dijo...

Saludos, tras leer con detenimiento el comentario del sr Alvarez de las Asturias, al igual que los de los partenaires de opinión, creo que puedo determinar que, durante gran parte del texto me he sentido arrastrado a convencerme de que lo que estaba usted narrando tenía cierta lógica, pero poco a poco, la susodicha, que impregnaba los primeros razonamientos se ha ido emponzoñando. Veamos, yo no me he educado en la época en la que la mayoría de ustedes lo han hecho, y puedo decir, que gran parte de las recomendaciones morales que propone acaban por convertirse en una ferrea carcel en la que todos nos sentimos reprimidos pero parece que debemos incluso estar agradecidos. Y digo yo, para que este tipo de situaciones no se den, ¿no deberíamos educar a los propios progenitores?¡Que arrogancia! Clamarán algunos, pero sinceramente creo que los que debe atajar esto son los progenitores mismos, y que la asignatura de educacion para la ciudadanía no debiera tomarse como una asignatura de tres al cuarto para pasar el rato, y quizá asi generásemos mejores ciudadanos. En cuanto al señor Dostoievski y su repudia al relativismo, dígame por favor, ¿cual es la parte que encuentra usted inadecuada?Yo pienso que el relativismo es un punto de vista interesantísimo, solo que mucha gente no la aplica como se debería.Al igual que las actitudes moralizantes.

Dostoyevski dijo...

OJIZARKA

No repudio el relativismo. Rechazo el uso que se hace de él como fin y no como herramienta.
El relativismo como herramienta probablemente es un medio adecuado para ayudar a buscar la verdad.
El problema viene cuando se le da al relativismo un papel que no tiene.
El relativismo sacado de su contexto crea mucho problemas. Por no extenderme mucho me centraré en uno de los más importantes; pareciera a los relativistas que el BIEN y el MAL fueran lo mismo. Que al MAL hubiera que darle un status,un tipo de dignidad que nos impidiera acabar con él. Esto en mi opinión es perverso.
Ejemplos de esto tienes muchos. Negociación con terroristas, aceptación de ideologías nefastas como las de la muerte, etc.
Resumiendo, como decía Hannah Arendt los totalitarismos no buscan la dominación despótica de los hombres sino la creación de hombres superfluos. ¿Hay algo más superfluo que un hombre que no sabe siquiera si existe el bien y el mal?

Anónimo dijo...

El que simplifa eres tú Mr. Paz, tus argumentos no convencen. Tegiversas absolutamente y no aportas soluciones. Y si, somos muchos como dijo anonimo. Hay quién piensa en imponer y no en educar, ese es vuestro caso.

Un Saludo. MAX ESTRELLA.