martes, 4 de noviembre de 2008

La verdadera razón de la victoria de Obama (si gana)

Todos, absolutamente todos, dan la victoria a Obama en las elecciones de hoy en los Estados Unidos. Desde Pepiño, perdón, José Blanco, hasta la familia Bardem en pleno, pasando por Wyoming, Víctor y Ana, Luppi, Bosé, Almodóvar, Amenábar y demás demócratas actores y actrices, directores y directrices, cantantes y cantantas de nuestro panorama culturil (salvo, tal vez, Norma Duval); desde el pequeño demócrata Llamazares hasta el gran demócrata Bruce, desde nuestra arrugada Vice a la megaestirada Merryl, desde la Trini al Clooney, desde Aída a la Aído y todos los demás ninistros y ministras (salvo Solbes, tal vez, que ya no podrá echar la culpa de nuestra recesión a Bush), hasta el extraterrestre Ibarretxe, hasta Pons (a título personal, claro) todos están con el amigo Barak.

También se les cae la baba con Obama (¡Hosanah!) a todos los periodistas independientes de este lado del Mississippi como Gabilondo, Milá, Valentín, las de la Sexta, los de Público, los de PRISA, Pedrojota y hasta la progre gallega infiltrada en Ondacero; incluso el sinuoso Jordi ése de la Noria y su ecuánime y dulce María Antonia Iglesias estarán felices de la victoria obamista y la derrota bushista (aunque Bush no se presente; ¿les suena?). Y pondrían la mano en el fuego por su apuesta. Seguro.

Si hasta mi admirado compañero (maestro) de tertulia nocturna en Los Últimos de Filipinas y expertísimo conocedor de la Historia Americana, Don Alberto de la Hera, me exponía el pasado domingo las 12 razones, 12, por las que el moreno Obama va a mudarse a la Casa Blanca (y una de ellas era, precisamente, su morenez). Éste gana fijo. Sin ninguna duda, vamos.

Además, todas las encuestas, todas, sin excepción, dan como claro vencedor a Barak Obama, y ya sabemos que las encuestas no se equivocan nunca, ni en USA ni aquí ni en China (sobre todo en China). Y los periódicos americanos, ídem de ídem, sean del signo que sean. Y, para más pistas, en los dos pueblecitos de New Hampshire donde se ha votado anticipadamente el candidato demócrata ha obtenido una victoria apabullante: en Dixville Notch, por 15 votos a 6; y en Hart's Location, por 17-10. Un palizón, oiga. Y hasta en el recóndito poblado de Kogelo, Kenia, los parientes afro-noamericanos de Obama tienen ya preparada la vaca para sacrificar en tan magna celebración (según publica El Mundo).
Todo indica, pues, que la victoria de la gran esperanza negra es un hecho cierto. Al 99%.

Pero la razón más contundente, la más concluyente, aplastante, rotunda, irrebatible, convincente, terminante, decisiva, categórica y tajante, la que lleva las probabilidades de victoria de Barak Obama al 100%, o más, es que el presidente Z no ha abierto la boca para apoyar al susodicho. Chitón total. Mutis absoluto. Mmmmmm. Todos sabemos que lo piensa, incluso él mismo, pero no lo ha dicho de viva voz. Y eso es lo que vale. Que se lo digan a Kerry, a Segoléne, a Schroeder, a Prodi o a la Selección Española de Baloncesto. Esta vez, para asegurar al cien por cien la victoria de Obama frente a McCain, Z no quiere riesgos. Y Pepiño tampoco, así que, a callar tocan y a ver si esta vez el gafe se queda en casa.


Pero… ¿y si gana McCain?

5 comentarios:

dostoyevski dijo...

No hay duda que todos los imperios caen. Los españoles lo sabemos bien.
Un filósofo romano ya advirtió sobre la muy probable caída del Imperio Romano. Los argumentos que esgrimió fueron que Roma caería porque los valores de la sociedad los empezaban a marcar los actores y los cocineros.
Pues ya sabemos a quién quiere Hollywood y todos esos actores tan rojos y tan pijos.
Eso si, sí fuera americano reflexionaría acerca de los apoyos que tiene Obama por parte de los más rancios antiamericanos europeos y oportunistas como Arístegui y Fraga.

Anónimo dijo...

Lo más gracioso es que si gana Obama, aquí los progres de turno se van a creer que va a ser su supercolega y que va a venir a España a brindar con ellos cava en mano y que va a asistir a los Goya y que va a mencionarles en su discurso presidencial y que es más socialista que Zapatero y tonterías del calibre. Y no, Obama podrá ser lo que sea, pero primero es americano; y ésa será su prioridad. Es posible que no vea a Zapatero (si es que lo ve) hasta dentro de dos años.

Anónimo dijo...

Bienvenido,mister Obama...
La solución de todos los problemas de España.Y a partir de mañana,¿que?.Que distracción va a buscar el gobierno para tapar la "recesión"?.Me imagino que Garzón seguirá tirando del carro una temporada,y en cuatro dias Navidad...

PowerMax dijo...

¡Hobama he (pronunciar je), bama bama bama he, bama he, bama he, bamá! Otra vez, ahora todos juntos: ¡Hobama he, bama bama bama he, bama he, bama he, bamá!
Esto es lo que cantan a coro todos los progres antiamericanos de este país llamado Ezpaña. ¿Qué cantarán cuando Obama demuestre que, ante todo, es americano; y que le importa más cualquier fontanero Joe que el presidente Z? ¿O que sigue prefiriendo las pelis de Hollywood alos pestiños de la guerra civil española? ¿O que no habla catalán? ¿Qué cantarán cuando alguien un poco más viajado que ellos les traduzca las palabras finales de su discurso: "God bless America"?
¡Hosanna Obama! Dios te guíe (porque si no, estamos aviados).

Anónimo dijo...

No me interesa la política española (por mediocres) como para interesarme la americana.
A me da igual si gana el Patatas, el amorcito de ZP o el Tío Sam.

JM