lunes, 10 de noviembre de 2008

Sarko, Z, el G-20 y la silla de la Bruni

En las fiestas de graduación de la hasta hace tres días tan capitalista, tan imperialista y tan esclavista USA, la mayor preocupación de las adolescentes menos populares y/o agraciadas (o sea, las más feas) es, primero, si van a ir acompañadas al gran baile de graduación y segundo, qué altruista voluntario las va a llevar cuan caballero andante e imberbe. El número de espinillas, el repeinado o las pintas horteriles del apuesto púber no importan lo más mínimo si presta su brazo varonil para acompañar a la damita. El asunto no es baladí para las adolescentes americanas, y el hecho de no conseguir como compañero de baile ni siquiera al tirillas empollón con gafas culovaso y brackets XXL ha llegado a traumatizar a más de una. Pero, aun no siendo elegidas ni pagando, ellas mantienen su dignidad intacta y resignada, y no se dedican a ir de clase en clase, de puerta en puerta, de driveincinema en driveincinema indagando, rebuscando, tanteando, rogando, implorando, suplicando compungidas a todos los chicos con posibles que la lleven al baile «¡por favor, por piedad y porque me dejo hacer las guarrerías que quieras si me llevas!… ¡¡Pliiis!!». No, las adolescentes americanas feúchas pueden ser rechazadas, pero asumen su suerte con resignación y dignidad. Sin éxito, pero con dignidad.

Justo lo contrario que nuestro respetable y respetado presidente, el megasonriente Z, líder indiscutible de la champion lig que se ha pasado las últimas semanas yendo de clase en clase, de puerta en puerta, de país en país (¡hasta la China se ha ido el tío!, con lo poquito que le gusta viajar) indagando, rebuscando, tanteando, rogando, implorando, suplicando compungido ser invitado al baile «¡por favor, por Ezpaña, por piedad y porque me dejo hacer las guarrerías que quieras si me llevas!… ¡¡Pliiis!!». Durante semanas, Z y sus huestes diplomáticas, Moratinos a la cabeza, han sobrealimentado el cielo atmosférico de CO2 con tanto vuelo intercontinental y tanto pedorreo inflamado. Pero al final, la feúcha ha conseguido estar en la famosa cumbre de Washington donde, según dicen, se va a reinventar el mundo moderno. Y no va del brazo de un tirillas cuatro ojos y brackeado, sino del más apuesto de los galanes, del chico más popular del “insti”, el galán por excelencia, el que siempre se liga a las más guapas… ni más ni menos que el Gran Sarko, el sobateur. Y tampoco va de relleno, no, como auguraban las envidiosillas y viperinas, sino como su pareja oficial, con voz y voto ¡toma nísperos!


Y claro, la Bruni, pues se ha tenido que quedar en la maison, con su guitarra y su melancolía, la pobre.

Y claro, los demás invitados al baile se han quedado un poco así, como disgustadillos, decepcionados, tristones, porque contaban con admirar, adorar e incluso amar a la bellísima y encantadora Bruni y ahora se encuentran de bruces con la fea sosota y apocada, la que siempre se aparca en las esquinas esperando que alguien le dirija la palabra o la saque a bailar.

Y claro, el G-20 ha protestado. Con toda la razón. Argentina, México, Brasil y Rusia han expresado su indignación porque se han quedado sin las dulces melodías de la Bruni en los recreos de la cumbre; Arabia Saudí y Turquía, envidiosillos ellos, dicen que si Sarko lleva acompañante, que ellos llevan a sus cuatro y siete esposas, respectivamente; y Japón, que no va a ser menos y que se lleva a la geisha; el italiano, lo mismo, que va, sí o sí, con su ministra exmodelo y con el perro, que no lo va a dejar abandonado, al pobre chucho; el chino se rebota porque, dice, no va a dejar a su familia en el hotel, faltaría más; y el indio, el indonesio, el coreano y el sudafricano que si van a viajar desde tan lejos para esto. La alemana se ha puesto celosa porque cree que Sarko ya no la va a sobar como antes y al canadiense la noticia le ha dejado helado, a pesar del calentamiento global. Francia e Inglaterra no han dicho ni mu, muy diplomáticamente, y Australia tampoco ha dicho nada, porque estaba bebiendo cerveza. El yanqui, indignado ante la grosería de invitar a persona tan non grata, ha dicho que él, por dignidad, se niega a enviarle invitación, y que si se quiere colar con el francés de la mano, que se cuele, pero que él no le va a decir ni «qué tal, amigou» ni «hola, ¿cómo está?» ni nothing of nothing.


En cuanto al holandés y al polaco, que no han tenido tanta fortuna (o tanto peso internacional), han declarado que ellos están dispuestos a sentarse en la misma silla, uno encima del otro y que si Sarko y Z hicieran lo mismo habría sillas para todos.


Total, un lío gordo el que ha armado nuestro amado presi con el baile y la silla y la Bruni y la cumbre y la madre que lo parió. Eso sí, estará en el baile, y del brazo de Sarko, el sobateur. Y además, con voz y voto. Pero lo que ignora el inocente Z es que esa voz que le han dado no es para socializar el capitalismo ni para civilizar el imperialismo, ni siquiera para abrazarse al Obamismo: esa voz es para cantar. Como suena. Ya que sustituye a la Bruni, Sarko le ha impuesto como condición que entone una de las melodías de su amada ante tan magno auditorio, a ver si así se templa tanta exacerbada indignación (suponemos que anulada por el cachondeo).

Ahora, Z sólo tiene que ensayar la chanson y, con aterciopelada voz y su impecable francés (o fgansuá), conquistar al G-20 y demostrar a tout le monde por qué tenía que estar ahí.

Y el día 15, ante la mirada estremecida de Sarko y de los demás Ges, los labios sensuales de Z susurrarán Quelqu'un m'a dit y el mundo, la historia, la civilización en pleno no volverá a ser la misma.

Disen que el destino se bujla de nosotjos
Que no nos da nada, y nos lo pjomete todo
Paguece que la felisidad está al alcanse de la mano
entonses tiendes la mano y te vuelves loco.

Sin embajgo alguien me ha dicho que todavía me amas
Alguien me ha dicho que todavía me amas
¿Segá eso posible todavía?

¿Pego quién me ha dicho que todavía me amas?
Ya no me acuegdo, ega tagde en la noche
Aún
oigo la vos, pego no guecuegdo los gasgos
"Te ama, es un secgeto, no le digas que te lo he dicho."

Y mientras escucha conmovido tan bellas palabras de amor, Bush derramará una lágrima furtiva y se preguntará, ahíto de culpable melancolía, «¿por qué no funcionó lo nuestro? ¿Por qué?».

4 comentarios:

Dostoyevski dijo...

¡¡Miedo me da!!Recuerdo a un buen profesor de Recursos Humanos que tuve en un MBA que nos explicaba brevemente los cuatro tipos de personajes que te puedes encontrar en una empresa:
A) Competente y motivado.
B) Competente y no motivado.
C) No competente y no motivado.
D) Incompetente y motivado.
Mi querido profesor nos advertía encarecidamente sobre el extraordinario peligro que podía correr cualquier departamento con un sujeto "D".
ZP es un claro "D" para esta cumbre. Espoleado repentinamente por acudir a foros internacionales (¿tendrá algo que ver la Internacional Socialista o quizá la secta de su amigo Giscard D'Estaign?), este indocumentado puede cometer cualquier tropelía. Como alguien filme la cumbre, igual tenemos argumento para hacer "el guateque II" esta vez interpretando el papel estelar no Peter Sellers sino esta plaga que nos ha caído a los españoles.

PowerMax dijo...

Muy bueno, Pepe. Hace falta reírse un poco de esta panda de impresentables porque si no van a hacernos llorar. Las preguntas ahora son ¿cuánto/qué nos va a cobrar Sarko por sus servicios? ¿y qué vamos a decir en la famosa cumbre, qué vamos a proponer? ¿un nuevo socialismo? ¿O a Solbes como nuevo presidente del FMI?

Anónimo dijo...

Lo único que vamos a hacer ahí es dar el cante (a lo Bruni no, a lo ZP). Si calla, ridículo; si habla, peor; si habla en inglés la cagamos definitivamente. Así que, sí, lo mejor es que cante a lo Bruni.

Carla B. dijo...

Qué pgofunda emosión. Qué tgemenda inquietud. ¡Qué impagable visión. Me ha llegado al cogasón. Io no lo habgia descgito mejoj.